Los responsables del geriátrico La Caritat no dan credibilidad a la confesión del celador