El cuento de Ricardo y Mercedes, los abuelos que vencieron al villano coronavirus y construyeron una casa de muñecas real para sus nietas