Primeros y ansiados “abrazos seguros” con nuestros mayores en residencias y hospitales