Una niña riojana, la última con cheque-bebé; otra valenciana, la primera sin él