El ruido y la contaminación pueden perjudicar gravemente el embarazo