El top manta embiste a los comerciantes en San Fermín