El santo bailón recorre la localidad onubense de Beas a ritmo de pasodoble