La selección española femenina regresa a casa tras la derrota en Estados Unidos con la cabeza bien alta