Ojo por ojo: El juez le da a elegir, la cárcel o sufrir el mismo castigo que su víctima