Así encontró un empleo el sin techo que no pedía dinero, sino trabajo