El síndrome postvacacional provoca cansancio, apatía y dura una semana