Bailar 24 horas seguidas, el reto de Sonia Ebiole para salvar las escuelas de danza