De 500 a 1000 euros por conducir bajo los efectos del alcohol