El único superviviente de la avalancha en los Andes: "No era mi día"