La surfera negacionista llevó a su hijo de 5 años al colegio antes de ir a la playa sabiendo que ella era positiva