Sin móvil aparente en el misterioso crimen de Susqueda