La mezquita de Tarragona donde se congregaron 700 personas insiste en que cumplieron las restricciones sanitarias