Un lunar artificial detecta de forma temprana el cáncer