Un terremoto de 5,8 grados Richter sacude de nuevo Fukushima sin causar daños