Juan Carlos y David, desempleados pero no parados