Tomás Gimeno pudo provocarse una muerte dulce: 20 inhalaciones bastarían para entrar en narcosis