Nueve toneladas de cocaína, el pelotazo de dos importadores de bananas