Toro ensogado, ¿patrimonio cultural?