Sanidad asegura que el número de niños con tosferina está dentro de lo previsible