Nevadas, aludes y temperaturas de hasta -10 ºC mantienen congelada a la Península