La tragedia se abate sobre Río de Janeiro y deja al menos 95 muertos