La cuarta ola deja secuelas mentales que preocupan tanto como las físicas y serán más permanentes