Coches flotando, conductores salvados in extremis… La lluvia y el granizo paralizan Roma