El turismo de cementerios, muy habitual en Europa y cada vez más en España