El niño prodigio de 11 años que planea estudiar astrofísica para demostrar científicamente que Dios existe