El cumpleaños sorpresa que se convirtió en una lección de generosidad