Una valla no es obstáculo para el asombroso ‘bebé escalador’