Vecinos en pie de guerra contra las cocinas fantasma: se quejan de los olores y de los ruidos continuos