Los nuevos sensores de velocidad llegaron a Air France tres días antes del accidente