Un videoaficionado se lleva un susto cuando grababa una tormenta eléctrica en Sídney