La joven de 19 años violada por la Manada de Alicante mordió a sus atacantes