La visita más inesperada para unos pescadores en San Diego