Los taurinos catalanes se dan una tregua, pero anuncian un "otoño caliente"