El CES constata el auge de las tabletas y el 3D doméstico