La Directora de la UNESCO aboga por la transparencia, excepto para salvaguardar vidas