Industria trabaja con Cultura para reformar el canon y dejarlo "tranquilo"