Los adictos a Internet son más propensos a la depresión que los usuarios moderados