El Kindle, el gran perjudicado de la llegada de Google al mundo editorial