Porno y deportes, los productos estrellas del 3D