Reino Unido investiga la venta ilegal de datos de miles de clientes de telefonía móvil