Telefónica planea reducir la plantilla en España un 20 por ciento, tras el ERE de 2008