Terror en el hipermercado: ¡¿y nuestro Cacaolat?!