Twitter, ¿La nueva adquisición de Google?