La Vía Láctea, más pesada y rápida