Un sensor y una conexión a Internet bastan para captar las descargas eléctricas en el mundo